Home

La cultura magallánica

Los últimos días he estado leyendo de nuevo el caso de la joven estudiante magallánica que colgaba orgullosa su bandera en su residencia en la Quinta Región. Esto le trajo problemas, pero no quiero entrar en eso, sino en un tema tangencial que surgió a partir de esta confusa situación. Me refiero a las diversas reacciones de defensa del estandarte magallánico ante la “agresión” de los nortinos.

Siguiendo a Aldo Mascareño*, podemos entender el trabajo de construcción de discursos acerca de la identidad con una cultura particular como una “ficción real”, es decir, como una creación social que es real en tanto acontece y tiene efectos prácticos en la vida de las personas.

Yo mismo, oriundo de Punta Arenas, siento un orgullo por mi tierra. A pesar de que he vivido gran parte de mis años alejado del estrecho, siento una verdadera identidad con este territorio y una sensación de estar en casa cuando estoy allá -¡aun cuando debo ser de los pocos magallánicos que no se encuentran con algún conocido en todas partes! Pienso que tenemos buenas razones para enorgullecernos por nuestra historia, las características geográficas de la zona, su particular clima, en definitiva, por el sostenimiento de un pueblo que crece y evoluciona en lo más recóndito del planeta. Estos elementos, conjugados con la enorme lejanía social e institucional con respecto al resto de Chile, sin duda sirven para construir discursos de identidad cultural muy arraigados en su gente. Sin embargo, un ingrediente esencial en la construcción de líneas discursivas identitarias es la lógica de la inclusión/exclusión; al comenzar a decir “nosotros”, a menudo comenzamos a remarcar aquello que nosotros consideramos que es distinto en “los otros”. Se crea un adentro y afuera, y nuestro orgullo y fortaleza se convierte paulatinamente en un elemento de separación muy marcado. Desde Punta Arenas, tendemos a remarcar aquello que nos diferencia con los “nortinos”; nos declaramos incomprendidos, aislados y mal considerados. Mucho de ello es cierto, sin embargo pienso que a través de nuestro discurso cultural hemos creado una ficción del “otro” que es francamente exagerada. Lo digo en otras palabras: el nortino no nos desprecia.

En Santiago, capital de los nortinos, la gente suele manifestar aprecio y admiración por Punta Arenas. Les impresiona cómo este pueblo se desenvuelve en condiciones cuya extremidad se ve acentuada en sus recuerdos o imaginaciones, y les llama positivamente la atención cuán fuerte es nuestra identidad cultural. Nunca –NUNCA- he escuchado algo opuesto a esto. Me ocurrió lo mismo cuando viví en Argentina. Llegué con franco temor a que “los che” mantuvieran un odio por los chilenos semejante al que en Santiago se tiene por ellos –y que más encima, se asegura, ¡es recíproco!-, pero mi tonto temor fue rápidamente aplacado, al darme cuenta que nada de eso es cierto. Viví siempre una experiencia perfectamente opuesta a la que esperaba.

En “el norte” mucha gente sencillamente no sabe mucho acerca de Magallanes, no conocen su bandera, y no saben cuán importante es para nosotros. Pero, ¿acaso nosotros sabemos más, y nos interesamos más por lo que ocurre con ellos? ¿Acaso este “nosotros” y “ellos” no es sino parte de nuestra ficción real de separarnos culturalmente del resto de los chilenos? ¿Acaso no es ésa una agresión mayor?

*Ver: Mascareño, A. (2007). La cultural chilena como ficción real. En M. Vicuña (ed.) El Chile del Bicentenario: Aportes para el debate. Santiago: Universidad Diego Portales.

———————————-

Esta nota fue publicada originalmente en el suplemento “En el sofá” de El Magallanes/La Prensa Austral, Punta Arenas, 3 de diciembre de 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s