Home

La siguiente nota fue publicada originalmente en el suplemento “En el sofá” de El Magallanes/La Prensa Austral, Punta Arenas, 12 de febrero de 2012.

——————————-

Debajo de los cueros

Recuerdo una experiencia interesante de cuando chico: la primera vez que vi un sillón desarmado. Era un sillón roto, de manera que dejaba ver su sencillo esqueleto de madera compuesto por algunos palos cuadrados y clavos; por encima, llevaba un recubrimiento de tela y cuero bastante gordo que –estando armado- le daría el aspecto de un cómodo y elegante bergere. No sé si les ha pasado, pero a mí me resultó impresionante ver que un sillón de ese tipo, tan gordito y elegante, era en el fondo una simple silla de palos flacos. He visto otros muebles en mi vida, cómo no, y cuando he podido mirar debajo de sus ropajes me doy cuenta de que están todos hechos de esta manera. Hasta el sofá más pituco y sofisticado lleva debajo un esqueleto de palos y clavos (bueno, salvando muebles que están obviamente construidos con otros materiales, pero por favor síganme la corriente).

Pero vamos a lo humano, que es nuestro tema, y vemos que haciendo la analogía llegamos al argumento humanista de que, debajo de lo superficial, somos todos iguales. Este argumento tan sencillo ha impulsado a lo largo de la historia a algunos de los fenómenos de transformación social más fundamentales, desde la abolición de la esclavitud, o el fin del apartheid, hasta el voto y participación laboral femenina, y la declaración de derechos humanos. Es un argumento muy importante en nuestra historia, sin embargo es momento de superarlo. ¿Por qué? Sencillamente porque no somos todos iguales, y eso no tiene nada de malo.

Cuando nos quedamos estancados en el estadio de la igualdad, caemos en inconsistencias graves, como por ejemplo en el caso del empleo femenino. Las mujeres pueden quedar embarazadas y los hombres no, cosa que todo el mundo sabe, pero aun así exigimos a una mujer que quiere y está capacitada para trabajar que relegue de esta esencial diferencia con tal de sostener un empleo. Cuando se daba la discusión por la extensión del posnatal escuché tantas veces “ahora menos van a contratar mujeres”, y quizá sea verdad, pero es una “verdad” de la cual deberíamos estar profundamente avergonzados. Después nos quejamos de la “frescura” de pedir licencias para extender el posnatal, y de que hay tantos hogares con “madres ausentes” y cabros mal criados…

Otro ejemplo es cuando indagamos en la definición de aquello que nos hace ser iguales. ¿Qué es eso? ¿Qué es lo que nos hace humanos? Estas preguntas son tan difíciles de responder, y quizá es porque simplemente no tienen una respuesta final; si nos centramos solamente en las semejanzas caemos en otra grave inconsistencia: aun cuando incluyamos a todos en la categoría humano, pasamos a suponer que todos tienen las mismas capacidades y necesidades. El Estado moderno, por ejemplo, ha sido históricamente culpable de esto, porque ha sido fundado sobre la idea de la igualdad, de la ciudadanía.

Repito: la idea de igualdad es importante, pero es necesario superarla y pasar a la comprensión de la diferencia. La igualdad nos trae cobertura escolar universal, pero también nos trae contenidos y métodos de enseñanza iguales para todos, para mentes, gustos, capacidades e intereses que son muy diversos: las personas no pueden ser fabricadas como muebles.

No hace falta decir que en Magallanes se evidencian cotidianamente inconsistencias, siendo una región alejada y geográficamente particular. Las necesidades e intereses de los chilenos del extremo sur son muy distintos a las del extremo norte, pero todos requieren de atención: atención a la diversidad. Que la inclusión no se vuelva común-denominador-ismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s