Home

MOTOGP 2012: Ronda 3, Grande Premio de Portugal, circuito de Estoril

Qué fin de semana. Bueno o malo según como se mire, pero ciertamente fue un fin de semana agotador para todo fanático del motociclismo de pista. Al menos 5 campeonatos distintos se disputaban este domingo, y todos ellos en la misma zona horaria; teníamos el MotoGP, junto con Moto2 y Moto3, el World Superbike, junto con el World Supersport, y sin olvidar el Superstock y el British Superbike. Está de más decir que sería bueno que la FIM revise con más tiempo los calendarios, para evitar estas coincidencias que, si bien dan para un entretenido fin de semana de carreras todo el día, amenazan con dejarlo a uno durmiendo en el sofá.

Comencemos por lo malo: ¡El clima! Al frenesí de tantas carreras distintas al mismo tiempo, se suma que los equipos del MotoGP se pasaron toda la semana viajando para llegar a tiempo desde el compromiso de Jerez, España, al circuito de Estoril en el país vecino, Portugal. Esta caravana partió de un Jerez con clima complicado, húmedo e impredecible, para llegar a un Estoril que podría considerarse aun peor, por quedar el circuito tan cerca de la costa, haciendo del clima un factor tanto más complejo. Cabe decir, eso sí, que quienes más sufrieron con el clima fueron los del Superbike en Monza, Italia, donde la lluvia no dio tregua, dejando trozos de la pista secos y otros empapados, llevando a espectaculares caídas y condiciones tan inestables que pusieron corte a ambas mangas de ese campeonato.Carlos Checa esperando que no llueva

¿Lo bueno? Hay que decirlo: El Moto3 y el Moto2. En el primero, un embalado Sandro Cortese se lleva una reñida victoria frente al campeón defensor Maverick Viñales (¡qué nombre!); pelea que no logro entender por qué no somos capaces de ver vía ESPN.

(Foto: Bellísima Ajo KTM como la de Sandro Cortese)

En el segundo, perdí la cuenta la cantidad de veces que se rompió el record de vuelta del circuito, con peleas múltiples, con personajes cambiantes, hasta que Marc Marquez se llevó un merecido triunfo contra Pol Espargaró. Les recomiendo encarecidamente mirar las carreras de Moto3 y Moto2.

 

La previa

Pero volvamos a lo nuestro. El fin de semana de Estoril comenzó el viernes con malas condiciones climáticas; primero lluvia, luego pista húmeda, con los asistentes acusando de problemas de filtración de aguas en el suelo, hasta tener un domingo de sol radiante. En consecuencia, como muestra la gráfica comparativa a continuación, las condiciones en mejora también significaron mejora progresiva de cronos.

La FP1 fue lenta. Jorge Lorenzo cumplía sus 25 años y tras ver lluvia caer por su ventana, decidió no salir. Barberá tomó decisión similar, y en definitiva casi nadie anduvo realmente “fuerte”. Los tiempos aparecían bastante revueltos, y como parece ser la tónica este año con la lluvia, algunos “inesperados” se tomaron los tiempos: En concreto, Spies, Hayden y Rossi, respectivamente. A las Ducs les gusta el agua –por razones que hacen a medio mundo rascarse la cabeza-, y podíamos ya ver con gusto a un Spies volviendo a su normalidad.

Las sesiones siguientes de prácticas libres fueron bastante más rápidas, logrando para la FP3 un promedio de tiempo bastante respetable por debajo del 1’40.000. Además, los tiempos comenzaban a apretarse, viendo una distancia entre el más rápido y el más lento de menos de 5 segundos (todavía una eternidad, en esta escala) y una desviación típica reducida a 1.649 segundos, para FP3.

Para cuando llegó el sábado y pudimos ver las clasificatorias, los tiempos nuevamente se redujeron y apretaron las diferencias. De hecho, con gusto podíamos ir confirmando que las CRT van en un camino lento pero constante hacia una mayor competitividad. Aún queda mucho, pero esto es lo que debe ir ocurriendo. No obstante, todavía podíamos ver un salto de performance entre las CRT y las satélites –ni que hablar de las factory-, estando el CRT más rápido (Espargaró) a un poco más de 1 segundo del satélite más lento (Bradl).

El resultado de esta sesión fue un Casey Stoner arrancando primero, seguido de Pedrosa y Crutchlow, en primera fila, dando esperanzas a los ingleses una vez más. Lorenzo quedó en segunda, aunque dicen que sencillamente porque no le alcanzó el tiempo para mejorar sus vueltas; recordemos que un grave accidente de Colin Edwards, en el que se vio golpeado por la moto de Randy de Puniet, cortó la sesión en dos, a la vez que cortó el fin de semana de Edwards, quien hoy debería estar siendo operado de una clavícula rota. Una verdadera lástima. En segunda fila también quedó Ben Spies junto a Álvaro Bautista. Detrás: Dovizioso, Barberá y Rossi. Un Rossi un poco más alegre que en días anteriores, aunque todavía detrás de la Ducati satélite de Barberá. Luego, Hayden, Bradl y el primer CRT, Aleix Espargaró. Abraham comenzaba mal su fin de semana, al arrancar entre las CRT, delante de De Puniet y el colombiano Yonny Hernández. Pirro, Pasini, Ellison, Petrucci y Silva completaban la grilla, respectivamente, con un Edwards que ya se extrañaba.

Llegado el domingo, los pilotos comienzan el warm up, y ¿qué decir? Resumiré todo mencionando que las esperanzas de ver una carrera diferente se evaporaron como el agua sobre la pista, y ¡¡¡Stoner ya corría 0,8 segundos más rápido que el segundo!!!

El desfile

Cuando a uno le gusta el MotoGP, le gusta el MotoGP. Lo ve siempre, y puede apreciar lo que es sencillamente el arte de manejar una moto tan espectacularmente desarrollada, a velocidades tan increíbles. Pero hace poco más de un año llegó al MotoGP un grave problema; se trata de un australiano que firma contrato con una marca japonesa y logra uno de los records más impactantes de éxito de un recién-llegado-a-moto-nueva: Casey Stoner.

Stoner cumplió en Estoril 20 carreras junto a Repsol Honda; de esas 20, el australiano ha estado en el podio 19, y la que no estuvo sencillamente es porque se vio derribado por un Rossi que patinaba hacia la gravilla. De esos 19 podios, 12 fueron en lo más alto… La cosa es que Stoner se las trae. Y cuando es capaz de tomar ventaja frente a los demás pilotos, no parece haber quién se la quite.

Bueno, eso con un atenuante importante: Jorge Lorenzo y un manejo quizá más estratégico de los neumáticos, un estilo más suave sobre los mismos, y una moto bastante competitiva frente a la Honda Factory. Sin embargo, para Estoril sencillamente no bastó nada de eso, ni tampoco los problemas de calambre de antebrazo, ni los problemas de “chatter” con su moto, ni el hecho de que Stoner se quejaba de fuertes dolores en el pecho durante toda la semana. El australiano corre con “el pecho tomado”, la moto sacudiéndose, el brazo dormido, los neumáticos destrozados y gana igual.

Pero no se puede decir que Lorenzo no lo haya intentado, y más. Lorenzo arrancó desde segunda fila pero inmediatamente tomó el segundo lugar delante de Pedrosa. Ambos persiguieron a Stoner con fiereza, a pesar de que Stoner, exento de batallas de comienzo, logró sacarles una ventaja visible durante el primer tercio de la carrera. Esta ventaja comenzó a reducirse avanzada la carrera, al punto de que no solo Lorenzo, sino incluso Pedrosa, parecían capaces de robarle el primer lugar en las últimas vueltas. Durante muchas vueltas ambos españoles rodaban mejores tiempos que el australiano. Pero Stoner nos sorprendió a muchos logrando de pronto, como si sus neumáticos hubieran revivido, empezar a reducir sus tiempos a partir de la vuelta 24, a solo 4 vueltas del final. Y no por poco: rodó tiempos  casi 0,3 segundos más rápidos que Lorenzo.

Muchos denominan a este tipo de carreras un desfile. Y no es un mal nombre, porque si miramos nos fijamos en la evolución de carrera, vuelta a vuelta los puestos de intercambian extremadamente poco. No obstante, hasta que no veamos que en un desfile, la segunda compañía de artillería empiece a perseguir a los de azul que van delante, haciendo lo que sea para terminar antes a donde sea que es la llegada, la comparación sigue siendo injusta. Especialmente, para nosotros, que nos volvemos un poco “pilotos de sofá”, sentados cómodamente ver a estos verdaderos gladiadores darlo todo en la pista.

Hay que saber elegir las batallas

A pesar de que la grilla se revolvió relativamente poco durante la carrera, esta carrera aportó información adicional para empezar a comprender mejor cómo se van conformando los distintos rendimientos de los pilotos. Si uno analiza los tiempos de vuelta y la evolución de carrera, los pilotos se van agrupando naturalmente, a pesar de las siempre existentes oscilaciones en performance. Por ejemplo, para esta carrera tuvimos nuevamente varios grupos claramente definidos: especialmente los dos primeros grupos, compuestos por los tres del frente, y Dovizioso y Crutchlow, respectivamente.

Si nosotros solo nos quedamos con el resultado final de carrera, perdemos profundidad en nuestro entendimiento de qué es lo que ocurrió, y de cómo pueden desenvolverse los pilotos en las sucesivas carreras. Por ejemplo, la vuelta más rápida, que quebró el record del circuito, no fue de Stoner, sino de Lorenzo, marcando un impresionante 1’36.909 justamente cuándo apretaba más la moto para acercarse al australiano, en la tercera vuelta del recorrido. Cabe mencionar que fue la única vuelta, en todo el domingo, que bajó del 1’37.000.

Al mismo tiempo, si solo nos quedamos con los tiempos y no apreciamos la carrera de verdad, las peleas por los puestos, las caídas, y las partidas, no terminamos de cerrar todo el cuadro. Es así cómo, por ejemplo, Yonny Hernández puede decir que rodó bien, a pesar de no haber cumplido demasiadas vueltas y no haber terminado la carrera; sus tiempos promedio se encontraban por encima de su lugar, y al nivel de Michelle Pirro, y no lejos de los CRT más rápidos: Espargaró y De Puniet. Lo mismo puede decirse de Karel Abraham, quien se dio un golpe bastante duro y trató en vano de volver a correr, pero que no obstante, encontraba corriendo a ritmo de quienes les fue bastante mejor, en concreto los otros Ducati: Barberá y Hayden. Sin embargo, ninguno de ellos acumuló puntos, ni pudo terminar la carrera, saliendo Hernández en la 16, y Abraham en la 22. Cosa que sabe bien alguien como Álvaro Bautista, quien queda contento con un firme sexto puesto que le brinda buenos puntos, sin arriesgarse inútilmente –como tuvo que hacerlo muchas veces el año pasado, para llegar a estos niveles. Hasta cierto punto lo mismo puede decir Jorge Lorenzo, quien claramente mantuvo la calma y prefirió asegurar un segundo lugar que lo deja –si bien segundo- MUY cerca del oro este año, en lugar de arriesgar una caída a poco de terminar la carrera, peleando con Stoner. Además, todavía queda mucho campeonato.

Y cada piloto tiene su batalla delineada hasta ahora, como podemos ver en el siguiente gráfico, que muestra los tiempos de vuelta promedio por cada agrupación de pilotos con rendimiento muy similar. En cada grupo, los pilotos no se distinguen nunca más por más de medio segundo.

Los ojos agudos se darán cuenta inmediatamente de algunas novedades: Rossi agrupado con Bautista, significativamente más delante de sus antiguos compañeros de grupo Bradl, Hayden y Barberá. Buenas noticias para Rossi, que enfrentándose consigo mismo parece estar logrando resultados concretos –aún humildes pero concretos-, al adaptar su estilo de manejo a la Ducati GP12. Rossi no alcanzó a Bautista, y le faltaron vueltas para ver si era posible, pero su ritmo mejoró ostensiblemente. Con alegría pudimos ver, además, que durante varias vueltas corrió a ritmo similar que el grupo superior de Dovizioso y Crutchlow, rodando por los 1’38 bajos. Si esta tendencia se mantiene, y Ducati logra mejorar la entrega de potencia de la GP12 utilizando los nuevos componentes que probaría Rossi –supuestamente hoy, lunes, pero tendrá que esperar por mal tiempo- por podríamos ver a un Rossi acercándose algo más al podio. ¡Soñar no cuesta nada!

Dovizioso fue campeón de Tech 3 en esta vuelta. Tuvo una pelea reñida con el inglés Crutchlow, sin embargo, pareció tener siempre una ligera ventaja de rendimiento. La pelea en Tech 3 es de las mejores del año, y hasta se ha trasladado fuera de pista, al terreno de las frases un poco odiosas; sin disimular demasiado su molestia, Crutchlow respondió a las palabras de Dovizioso de que el inglés tendría todavía un estilo “muy de superbike, y no de MotoGp”, con sarcasmo y desafío. Lamentablemente, Crutchlow perdió esta y queda 2-1 el marcador. La pelea es fuerte entre los hombres de negro, y quizá más fuerte se va a volver, en vista de que el premio es poder saltar a la moto que Ben Spies no está logrando llevar.

Spies. Spies, lamentablemente hace méritos para otro capítulo aparte. Y es que en prácticas y clasificaciones nos volvió a demostrar por qué fue campeón de Superbike, y por qué es compañero de equipo de Jorge Lorenzo, pero en carrera sencillamente no logró mantenerse competitivo. Su ritmo de vueltas fue muy similar a Bradl y Rossi, sin embargo eso sencillamente no basta si quiere seguir con la moto blanco-azul. En entrevistas y en su cuenta de twitter dijo encontrarse más satisfecho con su rendimiento en Estoril, y más cómodo con la moto, lo que lo llevó a ser demasiado agresivo a ratos y darse un par de incursiones muy cerca de la gravilla (a una de ellas se debe ese disparo en el promedio Bradl-Spies en el gráfico). Bradl, en tanto, está haciendo sin duda un trabajo más sólido que Toni Elias, quien tenía el año pasado su LCR Honda. En esta carrera se le vio un poco menos fuerte, pero le tengo fe a Bradl, y me recuerda a Álvaro Bautista y Cal Crutchlow en el 2011: gente que necesita mejor moto para poder brillar.

Agrupé a Abraham con Nicky Hayden, porque tienen promedios similares. Abraham no terminó la carrera, no obstante mientras corría de hecho lo hacía más rápido que Hayden. ¿Qué pasó con quien tenía uno de los tiempos más rápidos en FP1, y que luchó adelante en Jerez, hace solo una semana?

El norteamericano no perdió su talento en 7 días, sino que tuvo un grave problema de electrónica en su moto. Resulta que uno de los otros puntos polémicos del MotoGP en los últimos años, es el extensivo uso de electrónica en las motos; principalmente el control de tracción. El uso de GPS para controlar la entrega de potencia es tecnología ya existente, pero ilegal (todavía) más que como indicador para mantener registro de los pilotos, sin embargo se utiliza una programación no menos compleja en la moto, que utiliza el recorrido del piloto por el circuito para identificar indirectamente dónde debe encontrarse y controlar la entrega de potencia acorde a cada sección: más grip y menos potencia para curvas, toda la potencia para la recta.

“Crap race. Electronic problem. Bike thought it was on a diff part of track then it really was so electronics worked in all the wrong places.” –Nicky Hayden en Twitter

Como pesadilla inspirada en película de ciencia ficción donde los robots se vuelven contra sus creadores, la moto de Nicky Hayden parecía estar confundida de circuito, porque le entregaba toda la potencia en las curvas, y la reducía y suavizaba en la recta. Una pesadilla, realmente, para quien este año venía siendo el Ducati más rápido.

Las CRT, como hemos venido diciendo, tienen sus propias batallas. Pero, sea por mala suerte o no, al menos en Estoril vimos a algunas delante de alguna satélite. Específicamente se trata de las CRT ya reconocidas como las más desarrolladas: las Power Electronics Aspar de Randy de Puniet y Aleix Espargaró. Estos pilotos dieron buena pelea e hicieron una gran carrera, viendo finalmente al español como el CRT más rápido. Pero ojo, quien sorprendió bastante en esta carrera fue el italiano Mattia Pasini, nuevo en la categoría, y quien en las dos primeras carreras no destacó mucho. En esta oportunidad no logró terminar como en las anteriores, donde no le fue muy bien, terminando solo delante de don Silva, y algún otro, sin embargo en las pocas vueltas que logró rodar llevó tiempos muy respetables, llevando su moto Speed Master a tiempos similares a Randy De Puniet, a un promedio por debajo de 3 segundos de diferencia con respecto al grupo líder; nada mal. Al tener que abandonar la carrera se lo vio muy enojado, y es entendible considerando su ritmo. Veremos si puede consolidar sus mejoras de rendimiento en las próximas carreras.

Al final se encontraron Petrucci, Ellison y Silva, quienes fueron claramente los más lentos de la jornada, y han corrido semejante suerte en las primeras carreras también. Petrucci fue el único de estos quien logró terminar, aunque puesto un poco entre comillas, ya que significó la primera vez en este año que los punteros tuvieron que lidiar con “rezagados”. Es una eventualidad bastante peligrosa a estas velocidades, y un triste indicador del camino que queda por recorrer para lograr CRTs suficientemente competitivas. En tanto, ya corren rumores de que Ellison sería reemplazado en próximas carreras por el piloto del British Superbike Shane Byrne; aún no hay confirmación.

Lo que sigue

Lorenzo queda segundo, no obstante a tan solo 1 punto de Casey Stoner. Un poco más atrás, a 13 puntos del segundo les sigue Pedrosa; un Pedrosa que sigue peligroso, aunque no parece todavía un verdadero contendor por la corona del año. Crutchlow conserva firme el 4to, a solo 2 puntos de su compañero Dovizioso, quien se encuentra a unos sanos 6 puntos de Álvaro Bautista, luego con 24, 23 y 22 puntos respectivamente, Bradl, Hayden y Rossi se pelean la mediana de la grilla, seguidos de un Barberá que todavía no logra instalarse en ese grupo plenamente, y un Spies que no debe querer ni mirar la tabla. Aleix Espargaró está como el CRT más rápido, seguido de Randy De Puniet y los demás. Esperemos que Edwards pueda volver para la próxima carrera, en Le Mans, y demuestre que los años de experiencia valen. En la cola de la grilla los resultados todavía no dicen tanto, puesto que han tenido realmente poca oportunidad siquiera de completar las carreras, viendo por ejemplo a Hernández en un “injusto” 18vo puesto.

El campeonato todavía está empezando, tan solo transcurridas 3 de 18 carreras a lo largo de este año. Se van labrando ya las principales rivalidades, los protagonistas de este año, pero todavía queda mucho por ver. No obstante, la competencia es dura, este año terminan los contratos de los pilotos y se verá qué depara al MotoGP para el 2013, habiendo muchos que quieren un “ascenso”, y otros que quieren mantener la pega.

 

Algunos números

El circuito de Estoril suma 4.182 metros de recorrido, siendo unas tres cuadras más corto que el de Jerez, y bastante más enredado. Cuenta con 4 curvas a la izquierda y 9 a la derecha, lo que exigió un suministro de neumáticos asimétricos por parte de Bridgestone; especialmente para que las gomas puedan aguantar el enorme estrés provocado por la larga curva final a la derecha antes de la recta.  

En esta oportunidad se rodaron 28 vueltas, de las cuales la más rápida fue del español Jorge Lorenzo (1’36.909), y la más lenta –excluyendo la primera vuelta- de don Danilo Petrucci, en el giro 24. El tiempo promedio de vuelta para la carrera fue de 1’39.373. La velocidad máxima alcanzada en recta pudo ser mayor en esta pista, gracias a la recta de 986 metros de la que goza Estoril, alcanzando 331 km/h. El autor: Héctor Barberá y su Ducati Pramac.

Estoril constituyó el podio nº 100 del pequeño Dani Pedrosa, y dio a Stoner el lujo de poder decir que ha ganado en todos los circuitos que están actualmente en el calendario; lujo reservado hasta ahora para Rossi, desde el año 2008.

La próxima carrera es en Le Mans, Francia, próximo domingo 20 de mayo.

No te pierdas Patagonia Racing el martes a las 10:00 pm en la pantalla de ITV Patagonia, para ver el comentario de carrera.

Para el “inside” del MotoGP y otros campeonatos de las dos ruedas, sígueme en Twitter: @nharambour

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s