Home

La protección de la salud, la vida, el medioambiente, el miedo

Hace poco más de medio año escribí un artículo acerca de la curiosa situación que se vivía en el campeonato mundial del motociclismo de velocidad, frente al deseo de varios pilotos de “sabotear” la cita de Motegi, Japón, por temor a la radiación ocasionada por los accidentes nucleares relacionados al terrible terremoto y tsunami que afectó al país de la bandera más minimalista del mundo.

Algunos pilotos recapacitaron en su posición, al recibirse informes independientes que mostraban que en Motegi –e incluso en la mismísima Fukushima- se exponían a menos radiación que en cada uno de los innumerables vuelos internacionales y radiografías de tórax que tienen que tomarse para poder correr y chequearse tras una fuerte caída. 

Hoy, estudios epidemiológicos muestran que, al momento del “desastre” y ahora, en Fukushima existía y existe menos radiación de ambiente que, por ejemplo, la radiación base de una ciudad como Tokio. Diversos estudios muestran que los niveles de radiación emanados son capaces de explicar algo así como 20 muertes por cáncer por cada 100.000 habitantes en un lapso de 40 años; es decir, explican una cantidad estadísticamente insignificante de muertes que resulta aun más pequeña puesta al lado de las muertes por cáncer explicadas por la contaminación del aire en la capital japonesa, o por el mero cigarrillo…

De la población de Fukushima, 0 ha muerto por causas explicadas por radiación, pero se registran 573 muertes durante el proceso de evacuación. Irónicamente, lo que resulta mesurablemente peligroso es, nuevamente, el nivel de contaminación del aire de Tokio debido a la inhalación de partículas emanadas por combustión de productos fósiles, haciendo más aconsejable en términos de salud pública que se hubiera evacuado la población de Tokio hacia Fukushima.

Parece hasta gracioso, pero la gracia se va cuando nos acercamos a los efectos que tienen finalmente las olas de pánico y estigmatización que surgen de situaciones como éstas. Ya le pasó a Chernobyl y ahora le sigue pasando a Fukushima; registrándose casos de discriminación de habitantes de la ciudad evacuados, no prestándosele algunos servicios por miedo a “contaminarse”. Motegi es un ejemplo especialmente ridículo, donde varios pilotos agregaron un “Satu Hati” a sus trajes, expresando con la frase “Un solo corazón” que estaban con Japón…pero negándose a ir a un lugar que es probadamente más seguro –en términos radioactivos- que la mayoría de las ciudades de Estados Unidos, que el circuito de Sachsenring de Alemania, etc., y consiguientemente causando un daño económico y social más profundo a la región japonesa. Lo que sucedió después de Fukushima con el turismo en Japón es devastador, así como con el estrés y problemáticas sociales ocasionadas por la “marca” de la contaminación radioactiva; lo que sucedió en México con la “fiebre porcina”; lo que todavía sucede acá en Chile con las costas después del tsunami de hace dos años…

Finalmente, el otro día leía sobre la cantidad astronómica de emisiones de CO2 que ocasionó el traslado –en aviones privados, cómo no- de los artistas que participaron en un “concierto verde” organizado en parte por Al Gore… No hago una apología a la energía nuclear en particular, hago un llamado a que tengamos ojo con lo políticamente correcto, porque puede resultar ser –a la vuelta de la esquina- muy políticamente incorrecto; tomando “político” en un sentido amplio de transformación humana del medio social. Me recuerda al caso del mall en Chiloé; claro, feos son los malls, pero al parecer quienes se oponían –y TAN tarde- a su construcción eran más los afuerinos que los chilotes… hay que ver bien a quién y qué estamos intentando “proteger”. 

—————-

Texto publicado el domingo 24 de junio para el día del padre, en El Magallanes/La Prensa Austral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s