Home

Ser, sufrir y padecer

Hay un tema lingüístico del que casi nadie se hace cargo, pero especialmente del cual el periodismo no se hace cargo. Interpelo aquí al periodismo, porque pienso que su responsabilidad en la materia es especial, al constituir la profesión que se dedica principalmente a comunicar.

Con el uso de redes sociales, pareciera que el ejercicio de convertir aconteceres en noticias, y noticias en titulares, ha agarrado especial vuelo. En Twitter, por ejemplo, se nos limita a publicar mensajes de hasta 140 caracteres, lo cual no es mucho, por lo que hay que resumir bastante la información para que entre ahí. Menciono esto porque algunos periodistas me han citado esta como una razón para caer en uno de los grandes pobres recursos del resumen: me gusta llamarlo la sustantivización del adjetivo.

Pero este ejercicio, que consiste en identificar al sujeto según el adjetivo, se realiza aun cuando no es ni correcto ni necesario. Decimos “presidente”, y está bien, pero no está bien decir “enfermo”, o “discapacitado”. En el 99% de los casos ni siquiera es necesario para dar relevancia o hacer hablar al titular, y en el 1% donde quizá sí lo es, sigue siendo inadmisible sencillamente por ser un error muy grave: cuando identificamos al sujeto con el adjetivo, aplanamos toda la complejidad del protagonista, y realizamos una delimitación/definición de la persona según una categoría socialmente construida que, encima, en el caso de la discapacidad o enfermedad, es incorrecta. Una persona no ES enferma, no ES discapacitada. ¡Y mucho menos, es UNA enferma, UN discapacitado! La persona TIENE una enfermedad, TIENE una discapacidad.

Lo cual nos lleva a la siguiente falta: ignorar que la palabra importa. Las palabras construyen realidad; lo hacen en el sentido de que nombran las cosas, delimitándolas, definiendo lo que serán y no serán. Cuando decimos “discapacitado” nos referimos a que alguien no tiene capacidad; decimos “inválido” y restamos validez a esa persona, “postrado”, “retrasado”, etc. La palabra no es una mera etiqueta para designar lo que “está ahí”, es un instrumento mediante el cual conocemos y hacemos aparecer algo que está ahí. Seamos cuidadosos con esto, que importa.

La tercera falta, que por supuesto se relaciona con las anteriores: el tendencialismo. La comunicación sencillamente no puede escapar de esta falta, pero sí puede aminorarla, por ejemplo, intentando no entregar impresiones en bandeja. Y volveré a un tema que me interesa a mí en particular para ejemplificar esto: “Rafael sufría de autismo”.

Yo sé que a veces descuidamos el lenguaje y decimos cosas como “Colo-Colo sufrió cambios en su plantel” a pesar de que Colo-Colo se alegró por ellos, pero en este caso es menos inocente la falta. ¿Quién dice que una persona sufre, o padece de algo? Me recuerda a esa frase chistosa “yo no sufro de locura, disfruto cada minuto de ella”, porque… ¿quiénes somos para determinar la significación que le otorga el propio individuo a su condición?

Diré algo escandaloso, así que afírmese: todo diagnóstico es el ejercicio de demarcación de una diferencia, una operación mediante la cual se designa la existencia de algo a lo que –en esa misma operación- se otorga realidad. Sí, las personas que tienen síndrome de Down comparten algunas características entre sí que posibilitan esta operación, pero imagínese usted que hay lugares en el mundo donde la gente se ríe, encuentra un poco chistoso y exagerado que se le llame al síndrome de Down una “discapacidad”, y ni hablar de una “enfermedad” que “se sufre”.

Uno de los ejemplos más comunes y perversos de este mal uso del lenguaje, esta falta que crea prejuicios, miedos, y realidades no-inclusivas es la frase “Juanito sufre de déficit atencional”. Pero Juanito está cansado de estar metido 8 horas en una sala de clases. ¡Y eso sin todavía administrarle Ritalin! Juanito sencillamente sufre de la incomprensión de los adultos.

—————

Texto publicado el domingo 22 de julio de 2012 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s