Home

Despo(li)tismo

Hoy en día tenemos en Chile un curioso problema. Las encuestas muestran –y se ve claramente sin necesidad de encuestas- un grado de confianza bajísimo de los ciudadanos chilenos con respecto al sistema político. Desde distintos lados la crítica es la misma: “esos señores no nos representan”. Tal es el caso, que hay incluso candidatos presidenciales que basan en gran medida su propuesta en clave negativa: rechazo a los partidos políticos.

El problema es grave entendido así, porque sin mediar un desalojo del congreso, sencillamente estamos sosteniendo un sistema político con bajísima sensación de representatividad, que más encima sale bastante bastante caro. Pero el problema con la “política” es más profundo que eso, y los candidatos presidenciales anti-políticos son un síntoma de aquello, en el sentido de que en todos estos alegatos opera una peligrosa distinción entre política y vida cotidiana, políticos y personas reales, o como quieran. Es decir, por una parte, es cierto: hay una mala lectura, una insuficiente absorción por parte del sistema político de los problemas que aquejan a los chilenos. (El aumento de las asignaciones parlamentarias en tiempos de discusión del salario mínimo es una de las muestras más tristes de aquello.)

Pero más allá de eso, el problema es que la opinión pública está crecientemente identificando a la política con los políticos, con aquellas personas concretas que no resultan de confianza, y en ese mismo movimiento, distanciándose de la actividad misma de hacer política, de ¡la política! A través del “estos señores no me representan/no hacen la pega” nos pegamos un salto a “estas instituciones no hacen sino intervenir con la solución de los problemas reales”. Paradójicamente, esta última frase es muy pero muy característica de los partidos de extrema derecha.

¿Cómo va a haber una reivindicación de la política como espacio de discusión y trabajo para dirimir sobre la agenda país, y dar solución racional a problemas, a través de la institucionalidad democrática, si al mismo tiempo, los propios partidos políticos intentan desacreditar la actividad política?

Los argumentos de no llenar de “ideología” el debate, de no “politizar” el tema, de “no convertir esto en una lucha política” no hacen sino desacreditar nuestras instituciones, cuando –por último- quienes deberían verse desacreditados son los señores que participan actualmente en política, de forma concreta. Me explico: un político puede ser mal político, y bien hace la ciudadanía en encararlo; pero eso no convierte a los políticos, a los partidos y al congreso en sí, en algo inservible.

Lejos de eso, se deben dar las discusiones, se debe traer a colación argumentos de cariz ético, moral, e ideológico para operar junto a criterios técnicos. ESO es la actividad política, y ESO es lo que esperamos de quienes nos gobiernan. El eliminar la discusión, por considerarla superflua y obstaculizadora del “hacer bien las cosas” es una operación tremendamente déspota, porque no hay en materia de interés nacional un solo tema que pueda resolverse –sin más- con criterios técnicos. Todo criterio técnico nos dice que necesitamos mayor generación de energía, y que hay maneras más o menos viables para lograrlo; pero los modos socialmente éticos de generarla, su ubicación, tamaño, propiedad, etc., se deben discutir en un plano político que entienda los argumentos técnicos.

¿Qué nos queda? Ser responsables y exigir responsabilidad. Debemos participar e involucrarnos en política, en un sentido restringido ligado al “sistema político”, y en un sentido amplio de interesarnos por y discutir los temas de nuestra comunidad. Al mismo tiempo, elegir y fiscalizar a quienes nos deben representar, y exigir de ellos un comportamiento serio y transparente.

—-

Texto publicado el domingo 2 de septiembre, en El Magallanes/La Prensa Austral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s