Home

Confianza y poder

Yo soy un tipo “calmado”. Esto quiere decir que soy del tipo de gente que más frecuentemente piensa “¿debí haber dicho algo?”, en lugar de pensar “capaz debí haberme quedado callado”. El problema es que esto no tiene que ver necesariamente con una capacidad de sostener una pasividad zen a prueba de balas, sino simplemente con un exceso de prudencia, porque me enojo. Sí, me enojo y bastante, pero muchas veces decido que “ésta la dejo pasar”, y sigo con mi vida.

Probablemente mi actitud sea adaptativa y positiva para mantenerme sano y salvo, pero, como decía un amigo argentino, defensor del otro extremo, del siempre actuar primero y hacer las preguntas más tarde: “el no ya lo tienes”.

El no: El no lo dijiste, el no alegaste, el no diste el primer paso, el no opinaste, el no participaste, el no probaste algo nuevo, el no seguiste acelerando hasta salir despegado del salto.

Estar en el no es muy seguro. Porque el no ya lo tienes, y si te quedas en él, no pierdes absolutamente nada. Sin embargo, no obstante siendo yo un sujeto reconocidamente inclinado hacia el extremo de la aversión por la pérdida, debo repetir la otra frase “el que no arriesga, no gana”. Quizá lo correcto era decirlo, y mejorabas una situación, impedías algo negativo; quizá era momento de alegar, y manifestar tu descontento para que las cosas cambien; quizá debiste haber dado el primer paso, y todo iba a salir bien; quizá tu opinión hubiera sumado algo a la discusión; quizá hubieras aportado algo de valor; quizá hubieras encontrado el gusto por algo maravilloso; quizá, quizá, quizá.

Y quizá no.

En estadística, una serie de muchachos “calmados”, a quienes imaginaremos en batas blancas y grandes anteojos, llegaron al cálculo de esta situación. Y, ¿cuál es la respuesta? Como todo en estadística, no hay respuesta, sino solo posibilidades, probabilidades, números que pueden tender a, pero jamás alcanzar el 0.

Pero para decirlo en términos estadísticos, pucha que somos buenos para centrarnos en el error de tipo α. El cálculo de este error se hace para decirnos bajo qué precisas condiciones y exigencias, obtenemos determinado grado de confianza (se llama así literalmente, imagínese…) de que cuando digamos que tal o cual cosa va a ocurrir, no estemos equivocándonos. Entonces, para asegurarnos un alto nivel de confianza, digamos, un 99% de probabilidad de que nuestra sentencia de que sí va a ocurrir es extrapolable a la generalidad de situaciones de la vida cotidiana, nos volvemos muy exigentes y exigimos una gran cantidad de experiencias estadísticamente similares, antes de decidirnos, y arriesgarnos a intentarlo. La del cobarde…

Pero luego, un grupo de estadísticos, también de batas blancas y grandes anteojos, decidieron que también se puede calcular la probabilidad de que al ponernos tan pero tan quisquillosos, exigentes, en definitiva, cobardes, es posible que estemos aumentando nuestras probabilidades de caer en un error de tipo β. Y el error de tipo β es el que uno no puede dejar de considerar en esta vida… porque pasa que al esperar a recopilar una cantidad tan alta de experiencias antes de finalmente decir “basta, lo voy a hacer”, aumentan las probabilidades de que todo el tiempo que estuvimos calculando, dudando, quedándonos en el no, las cosas estaban dadas para el sí. Y por quedados nos lo hemos perdido. ¿Qué nombre recibe la medida probabilística de que no estaremos quedándonos quietos cuando efectivamente había que moverse? Poder.

Así que, ya sabe. A veces simplemente hay que empoderarse, y no quedarse esperando a sentir confianza en medio de la incertidumbre. ¿La seguridad? No existe…

 —————

Texto originalmente publicado el domingo 18 de noviembre de 2012 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s