Home

Aprender a confiar en el pescado

Voy a contarle algo bastante tonto. Sí, es bastante tonto, ya está advertido, no me diga después que es tonto lo que cuento:

Nunca me gustó demasiado el pescado. En general queda bien preparado, y no puedo negarme a expresarlo; pero nunca jamás –si es que puedo elegir- prefiero el pescado por sobre otra cosa. Si puedo comer carne o pollo, por ejemplo, chao pescao.

Pero hace unos días me di cuenta del por qué de esta aversión a los frutos del mar con ojos: las espinas. Resulta obvio que las espinas sean un aspecto negativo de comer pescado; si los huesos de pollo fueran un poco más delgados, también resultarían una molestia. Pero el punto no es que el pescado tenga espinas, sino que yo -ya entrado en mi vida adulta- todavía no puedo desprenderme completamente de una idea que tengo sobre las espinas del pescado de cuando tenía unos 6 años.

Me explico: cuando era un niño una o dos veces me atoré con una espina de pescado  al echarme a la boca sin cuidado un trozo de carne, y ahí recién me enteré de esto de que “los pescados tienen espinas”. Siendo un niño citadino, jamás había ido a pescar o había tratado demasiado con pescados enteros, como para reconocer que con “espina” se referían a que el pescado posee una estructura de huesos, semejante a nuestra espina vertebral, con costillas y qué se yo…para mí, “espinas” significaba “palitos afilados que pueden aparecer en cualquier momento en este maldito impredecible animal”. ¿Cómo esperaba mi madre que yo hincara con gusto el diente en semejante trampa mortal? Era casi una irresponsabilidad, una especie de masoquismo, era jugar a la ruleta rusa con la comida.

Esto fue hace años, y obviamente…la lección fue pronto intelectualmente aprendida. Sin embargo, mi preconcepción acerca del pescado no cambió nunca demasiado. Sigo sin preferir el pescado, y pese a que ya puedo comer un buen pescado y desmenuzarlo sin complicaciones, aun mientras escribo esto preferiría comer cualquier otra carne.

A nivel individual, pero también a nivel social, estamos llenos de prejuicios que tienen muy poco sentido, pero que mantenemos por mero miedo a lo que no conocemos bien, miedo a lo que no entendemos. Nos creamos una imagen negativa en torno a alguna cosa, tipo de experiencia o persona, y logramos una impresionante capacidad de mantener esa imagen, pese a la evidencia.

El problema es que no lo hacemos de malas personas; incluso nos gusta hablar de no-discriminación, de respeto, de diversidad; intelectualmente adherimos a estas ideas, y sentimos que es genuina nuestra adhesión, pero los prejuicios tienen una manera de escabullirse, de mantenerse tan en lo “obvio”, que ni siquiera vemos que tenemos un prejuicio, cuando lo tenemos.

Estamos ad portas de una nueva fase en las discusiones por los límites marítimos entre Perú y Chile, y en este contexto, entramos a pleno ambiente de descalificaciones e ideas xenofóbicas. Es impresionante; no podemos comprender cómo es posible la violencia en la franja de Gaza, no nos cabe en la cabeza tanta matanza y destrucción, pero de este lado del mundo odiamos abiertamente a los países vecinos; los amenazamos abiertamente cuando se trata de “nuestra soberanía”, y estamos dispuestos a irnos a las últimas consecuencias por ello…un poco más adentro de Chile, toleramos la violencia en zona mapuche y Rapa Nui; no nos tiembla el ojo al ver cómo continúa durante siglos la violencia y negación histórica de nuestros pueblos originarios. Y no es una simple argumentación la que hacemos, o una relativización consciente de los límites de lo tolerable. No, es el resurgimiento de ideas preconcebidas que de una y otra forma hemos aprendido hace tiempo, y que por más que hablamos bonito, no hemos logrado desaprender jamás.

Bueno… yo le advertí que le iba a contar algo tonto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s