Home

Por fin


Si está usted leyendo esto, de más está decirle que no se acabó el mundo. O al menos no fue en la fecha y modo en que se anduvo vaticinando…aunque, tampoco está muy claro cuál era el modo en que debía “acabarse”; ¿meteoritos, plagas, terremotos, olas gigantes, derrumbes, alienígenas, ángeles, Dios, el demonio?

No quedaba muy claro, pero lo que sí quedaba claro era que el día 21, por razones que psíquicos y numerólogos, adivinos y profetas, encontraron de sobra (muy de sobra), era un día al cual debíamos esperar con temor. Y, ¿qué pasó? Como cada día en el calendario, mucho y nada al mismo tiempo, según cómo se mire. Es que…el mundo nunca terminó de existir y ya planteábamos su fin. ¿Qué es el “mundo”, después de todo?

Me dio la impresión de que hablábamos del planeta, ya que especulábamos sobre cataclismos de la naturaleza…pero, si hablamos del planeta, ¿qué sentido tiene hablar de su fin para nosotros los seres humanos? ¿Tanta es nuestra arrogancia, que pensamos que su fin, como ecosistema habitable –por seres humanos-, llegará mientras estemos nosotros aquí parados? La estadística, disciplina tan limitada como honesta, felizmente le plantearía que las probabilidades de que eso ocurra son bajísimas. Nosotros los seres humanos llevamos muy poquito tiempo en la Tierra. Muy muy muy poco. La Tierra es habitable para todo tipo de seres, mucho antes de que a Dios se le ocurriera andar formando bípedos en barro, y luego de que muera el último de los seres humanos, quien sea exhibido en una jaula para el goce de otros seres vivos, seguirá siendo habitable para otros. Perdón por esa última idea, no creo que haya otros seres capaces de tan estúpida crueldad.

Pero ahí viene la paradoja, porque en toda nuestra arrogancia de poner por sobre los ciclos naturales de la Tierra –que se han dado, se seguirán dando, todas las veces que quieran darse, hasta que la Tierra se transforme en otro tipo de cuerpo celestial, o en nada- nuestros propios, limitados ciclos humanos, confundimos totalmente el problema. Tenemos una confianza tan grande en la exactitud de nuestro calendario –que ni siquiera se usa en todo el “mundo”-, que no dudamos de que los segundos caigan justo en el día 21 de nuestro décimo segundo mes, en el año 2012, contado desde que llegó Cristo… ¿y eso es en tiempo estándar de Greenwich? ¿O el fin comienza por Oceanía?

Mientras imaginábamos toda esta huevonés sin pies ni cabeza, lo más preocupante de todo era escuchar el falso temor, la cínica preocupación, ese miedo como que no quiere la cosa… porque a estas alturas ya prefería a un auténtico creyente en que se venía literalmente el fin de los tiempos, a la masa de absurdos rumorólogos que no saben ni en lo que creen. Eso fue un feo espectáculo, tengo que decirlo. Deme mil horas seguidas de la más tóxica de las farándulas criollas, a una hora de matinal chileno en estas últimas semanas.

La paradoja es que el mundo solo existe en tanto lo designamos como tal. Si nos muriésemos todos los seres humanos mañana, a causa de meteoritos, si usted quiere, no habría ni siquiera fin del mundo, porque no quedaría nadie para reconocer que hubo mundo alguna vez. ¿Me entiende? La paradoja es que el mundo se sostiene en cada una de las personas que lo entienden como tal cada vez, en lo que resulta de sus interacciones. Y cada día se acaba el mundo para alguien, se acaba la realidad, se acaba la dureza de los objetos, y la suavidad de las palabras de amor. Cada día empieza un nuevo mundo para otros, y para la mayoría, cada día pasa sin que pase absolutamente nada. Solo me quedo un poco preocupado hoy, de que comamos como golosos estúpidas fantasías humanas, sin siquiera empezar a preguntarnos en qué mundo vivimos…

Texto publicado originalmente en El Magallanes/La Prensa Austral el domingo 30 de diciembre de 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s