Home

¿Y usted, quién es?

Yo nací en Magallanes, y gran parte de mi familia es originaria de acá. Pero mi “regionalidad” –así como le debe pasar a muchos- es complicada: apenas he vivido un total de 8 años en Punta Arenas, 6 de los cuales tuvieron lugar en pleno “demasiado chico como para recordar”.

Recién volviendo a estas tierras, me llamó favorablemente la atención cómo acá parecen importar menos, mucho menos que en Santiago, los juegos de imagen. Una tía una vez lo resumió con que “¿para qué?, si uno sabe quién es quién”. Y me pareció algo positivo; es decir, valoramos a la persona por quién es, más que por cómo se presenta.

Pero, ¿quién es alguien?

Al intentar responder esto, viene a la mano una triste realidad: la única diferencia entre Magallanes y “el norte” es que acá los mecanismos de caracterización y clasificación social son más inmediatos. Alguien que viene de afuera –yo, por ejemplo, que para estos efectos soy un afuerino- no entiende los códigos de caracterización y clasificación, pareciéndole que todo se vive en una continua familiaridad, que a veces es mejor, a veces es peor. Sin embargo, para cualquiera que sí ha vivido acá realmente, los mapas sociales son evidentes: la pega del papá, dónde vive, a qué colegio asistió, de quiénes es o era amigo, dónde trabaja.

Un día me quedé pasmado –esto les debe sonar muy tonto, lo sé- cuando una colega me mostraba lo simple que es determinar, no solo el nivel socioeconómico de una persona, sino más o menos en qué rubro trabaja, con quién fue al colegio, etc., según dónde reside actualmente. Y obviamente, no se trataba el ejemplo de situaciones extremas.

En una ciudad grande esto no es posible, ya que los mapas sociales son mucho más complejos (nuevamente, salvando extremos). Recurrimos entonces, en nuestra eterna búsqueda de clasificar a las personas, a otros mecanismos: cómo habla, la ropa que lleva, el auto que maneja, etc.).

Toda persona, sea o no consciente de los símbolos que encarna, será clasificada según ellos. Y cómo me ha pasado…a veces para bien, a veces para mal, sencillamente por “quién soy”.

El problema radica en que, como bien sabemos pero vivimos negando, en Chile el principal mecanismo de movilidad social no es la educación, sino la red de contactos, o más aun: el capital social de la persona. En una ciudad grande, esto significa muchas cosas; por ejemplo, el eterno esfuerzo de los padres por poner a sus hijos en un “buen colegio” (pocas razones académicas; el asunto es que se “mezcle” con capitales sociales de alto rendimiento), o la enorme cantidad de dinero que gasta la gente en cambiar el auto a cada rato, y en comprarse ropa “de marca”. En fin…

El problema es que en ciudades pequeñas a veces ni siquiera se puede avanzar así. Refranes horribles como “mono vestido de seda, mono queda” reflejan esto a la perfección: no importa cómo alguien se presente, ya sabemos quién es. Culturalmente contamos con decretos que resguardan nuestros mapas sociales, como por ejemplo el hecho de que es tan mal visto tener una estrategia explícita de trayectoria familiar ascendente (“casarse hacia arriba”, lo han llamado). Llamamos rápidamente a quien aparente intenciones de este tipo como un “arribista”. Caemos quizá en algo más macabro, al reemplazar mecanismos superficiales, estéticos de movilidad social, por pautas que son prácticamente inamovibles. En una ciudad pequeña, muy para el goce de algunos, y para el dolor de otros, difícilmente alguien se puede “reinventar”. Haga lo que haga, ¡ya sabemos quién es!

Nuestras herencias de la colonia, temo decirle que yo no tengo la solución ni me parece que nadie pueda pretenderla, ya que estos mecanismos son producto de nuestra larga historia. Sin embargo, intentemos poner atención a nuestros prejuicios y decretos sociales, que no hacen sino cerrar puertas a quien puede ser la persona correcta, y abrírsela a quien no se lo ha ganado.

——————-

Texto originalmente publicado el domingo 5 de mayo de 2013 en El Magallanes/La Prensa Austral

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s