Home

La droga

¿Qué es para usted un “drogadicto”?

Quizá le sorprenda, pero el Estado respondería a esta pregunta de manera muy sencilla: “un delincuente”. No importa cuánto hablen las autoridades de que es importante educar a la población y prevenir el consumo de drogas, la mismísima estructura de los organismos relacionados con sustancias que alteran la percepción opina que quien consume drogas es un delincuente, antes que una persona con una enfermedad. Más aun, ni siquiera son ilegales todas las sustancias que producen alteraciones sensoriales; ahí es donde brilla el más claro y vergonzoso ejemplo: el alcohol, que es perfectamente legal. Pero más allá de la profunda arbitrariedad con la que algunas drogas se consideran legales y otras ilegales, debemos reconocer que nuestra estructura de tratamiento penalista de drogas sencillamente no está funcionando: El SENDA, Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol, es parte del Ministerio del Interior. NO del Ministerio de Salud. Es decir, en lugar de decirle al consumidor de drogas “si usted tiene un problema, acá lo podemos ayudar”, le decimos “usted está quebrando la ley, si lo atrapamos se va preso”. La pregunta entonces surge: ¿qué clase de prevención/rehabilitación de consumo de drogas estamos logrando realmente?

Nuestras cifras son como las tristes: Chile es el país con mayor consumo de drogas ilícitas entre la población adolescente en Latinoamérica, y el segundo mayor en población general. Tenga cuidado: las cifras de consumo han ido en aumento con la política anti-drogas; no representan un punto de partida, ni una situación que “todavía es mala, pero ha mejorado”.

Seamos claros, el declarar algo ilegal y perseguir su porte y consumo, no solo no es una política efectiva para reducirlos (así como los límites de velocidad no reducen la velocidad de circulación, más que cuando hay carabineros en presencia, reconózcalo), sino que tiene nefastos subproductos: pésima difusión de información real, actualizada, inteligente que lleve, sino a un cese del consumo, a un consumo moderado y responsable de la sustancia. Bajísima búsqueda de ayuda, incluso en el seno familiar, ya que se está incurriendo en algo prohibido; en la mayoría de los hogares ni se toca el tema, ¿cómo esperamos que un joven le confiese a sus padres que necesita ayuda? Un consumo y comercio clandestino, que lleva a un ambiente, efectivamente, plagado de delincuencia; a que los consumidores se arriesguen para comprar, y que los precios sean altísimos, llevando a que muchos jóvenes –especialmente en sectores más pobres- pasen a buscar sustitutos más baratos de mala calidad, que atentan de manera mucho más intensa contra su salud (por ejemplo, el consumo de cocaína “sucia”, o de “prensada/paraguaya”). ¿Y qué hay de, por ejemplo, los reconocidos beneficios medicinales de la marihuana? Ni a discutirlos nos atrevemos, a riesgo de ser tachados de delincuentes. La ilegalidad acaba beneficiando solo al gran narcotráfico, mientras que más del 70% de las detenciones policiales corresponde a consumo o microtráfico.

La evidencia está en nuestra contra, y hasta que no queramos discutir estos temas, vamos a seguir profundizando el problema. El ridículo estigma social que tiene el mero hablar del tema, deja a muchos líderes de opinión y actores relevantes fuera de poder trabajar para encontrar soluciones inteligentes. Pero mientras no lo hagamos, tenga por seguro que seguirá habiendo droga en los colegios, seguiremos sobrepoblando cárceles, y los consumos seguirán ascendiendo. Mientras no cambiemos nuestro enfoque delincuentista, por uno enfocado en la salud, seguiremos tratando de tapar el sol con un dedo.

———————-

Texto publicado originalmente el domingo 19 de mayo de 2013 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s