Home

mafalda3

El martes pasado me tocó dar una clase acerca de Construccionismo Social aplicado al concepto Normalidad – Anormalidad. Surgió, para aterrizar las ideas al campo de la Obstetricia –carrera en la que se dicta el curso que sirvió de contexto- esto del “discurso del déficit” en el ámbito de la Salud. Pero muchos preguntaron por esto…¿A qué se refiere?

Y por algo tenía yo hace días dando vueltas en la cabeza esta frase tan chilena, que me gusta tan poco: “nada que decir”. Ante la muestra de algo que nos parece bien realizado, valorable, correcto, etc., decimos “nada que decir”. ¿Por qué no decimos bueno/bonito/útil/bien hecho/excelente? Decimos “nada que decir”, porque nos situamos en el discurso del déficit: tenemos un punto 0 teórico, bajo el cual se encuentra toda manifestación, en nuestro imaginario social. Si algo es perfecto, alcanzando el modelo, sencillamente recibe nuestro “visto bueno”.

Por ejemplo, la discapacidad como objeto se sitúa por definición desde un discurso del déficit. El cuerpo disminuido en sus capacidades. Con una defic-iencia. El concepto reviste cierta utilidad para políticas públicas, es decir, en cuanto a nuestra necesidad de cuantificar y operacionalizar, …pero es tan re feo. Y con él, toda una maquinaria de programas de estimulación y rehabilitación, de formas muy prácticas, muy concretas, de tratos, de técnicas, de filosofías en torno al sujeto con discapacidad, cierran el círculo del discurso del déficit. El cuerpo enfermo, malo, echado a perder, feo, raro.

Imagínese usted que a este panorama llegan los niños con una condición congénita que requiere apoyos. Un niño, que llega como bebé, a veces con días de vida…a un ambiente de trabajo sobre su cuerpo, como si se tratara de una reparación. Su cuerpecito, puesto sobre una camilla fría, sin ropa, para recibir masajes, instrucciones, exigencias de un completo extraño. Como este niño no se ajusta al modelo, nos parece más prioritario operar sobre él, que cuidar el hecho principal de que estamos frente a un niño.

La normalidad será un concepto estadístico en su origen, pero ciertamente no lo es en su uso diario. Normal es lo que va con las ideas de mundo dominantes, no lo que es más común. Porque sino, lo normal en el imaginario chileno sería ser pobre, y la dieta de menos de dos lucas de Joaquín Lavín capaz hubiera sido un acierto comunicacional.

Nada que decir. Sin faltas. Normal. OK. Todos los puntos chequeados, las casillas marcadas con un “tick”.

¿Cuál es la alternativa? Bueno, ¿qué tal si nos situamos, por ejemplo, desde una ética de la contingencia? Lo contingente, en este sentido, significa aquello que es posible, mas no necesario. Entonces, esto implica algo que cuesta un poquito de trabajo, de reflexión, de apertura a nuevas experiencias: valorar a cada quien por sí mismo. Que no es lo mismo que negar las diferencias. Porque la gracia no es que “somos todos normales” o que todos somos iguales; la gracia es que hay mil formas de ser, y la diversidad trae riqueza, trae color, y es necesaria. La valoración de determinada forma de ser o estar en este mundo, por sobre todas las demás, en cambio, es arbitraria (no-necesaria,) y tiene efectos muy negativos.

Hoy en Chile, en cuanto a las personas refiere, el discurso del déficit nos sitúa en una perspectiva bajo la cual los derechos están condicionados según se cumpla con lo esperado. La ética de la contingencia nos ubica en el punto de vista de los derechos universales que deben estar asegurados para todos, por el hecho de ser. Quiero pensar que para allá vamos.

—–

Texto publicado originalmente el domingo 8 de junio de 2014 en El Magallanes/La Prensa Austral.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s