Home

lo_que_yo_digo1

¿Por qué este niño es tan rebelde? Qué manipulador. Mírenlo al regalón, ahora llorando lágrimas de cocodrilo, y al tiro le hacen caso; así no va a aprender nada. No tienen que hacerle todo tan fácil, se va a malacostumbrar. Tenemos que trabajar el “no”. La labor de los padres es la de frustrar a los hijos, para que aprendan a esforzarse. No, no, no se lo pases hasta que no lo pida bien. Ya, tiene que darse cuenta de que llorando no consigue nada. No, ahora vamos a hacer esto. ¿Cómo hace la vaca? No, no puedes jugar con eso hasta que no me digas cómo hace la vaca. Siéntate bien. No, bien sentado. No. No. No.

 

¿Cómo le hizo sentir ese primer párrafo? ¿Mal? ¿Mareado? ¿Con ganas de dejar de leer, de escuchar todas esas frases seguidas, una tras otra? ¿Se alegró de que terminara? ¿Tiene ganas de volver a este monólogo incesante? ¿Se dio cuenta de que este monólogo está dirigido a un bebé?

Cuando un adulto siente que posee la verdad, construye una relación de negación con el niño. No acepta al niño. No acepta su legitimidad. Todo parte desde el rechazo al niño, con lo cual no se puede producir otra cosa que un desencuentro construido en base a exigencia, control y desconfianza:

Desde el punto de vista de la deslegitimidad emocional del niño, éste no hace sino rebelarse, “portarse mal”, manipular para conseguir lo que quiere, según el adulto. Su llanto es un recurso actoral; es falso y tramposo. Su deseo de actuar de modo diferente al cual se espera, es flojera, es maldad, es un atroz salvajismo. Debe ser controlado, mediante incesantes exigencias que tarde o temprano se acostumbrará a cumplir de forma precisa e inmediata. Se le debe condicionar. Se le debe entrenar, para que sea bueno, para que sea como el adulto quiere que sea. No se puede bajar la guardia, porque este pequeño y astuto pillo se aprovechará de ello, para imponer su voluntad por sobre la del adulto…

Todo esto es contradictorio con el respeto y el apoyo, nociones absoluta y estrictamente necesarias para el desarrollo del aprendizaje, de la confianza, en definitiva, de una relación constructiva.

Pero a diario, es así como se suceden las relaciones entre grandes y chicos. Basadas en la más profunda desconfianza y en el estúpido olvido de cómo es ser niño, estas formas de relacionarse son ampliamente difundidas, y explícitamente enseñadas.

Fábricas de niños sometidos; los que silencian rápidamente sus ímpetus infantiles, felicitados. y los que no son fáciles de someter: castigados, drogados con substancias que alteran su salud emocional, rechazados, estigmatizados.

Yo digo: Basta.

—–

Texto publicado originalmente el domingo 15 de junio de 2014 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Por qué no hace exactamente lo que yo quiero, de la forma en que quiero, justo cuando yo quiero?

  1. Pingback: ¿Por qué no hace exactamente lo que yo quiero, de la forma en que quiero, justo cuando yo quiero? | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s