Home

Ah, las noticias. Fueron largas y afortunadas semanas sin ver televisión. En la casa tenemos el aparato “por si acaso”, aunque un tanto deshabilitado, con una antena rota que nos brinda todo menos una imagen en jai definichon. Confieso que la encendimos para el mundial, para sufrir la derrota de Chile, y luego, cuando andaban mis viejos por acá sufrimos la derrota de Argentina.

Bueno, el fin de semana pasado sufrí las noticias. No sé si le pasará a usted, lector, pero yo sufro las noticias: sufro con la tendenciosa selección de “hechos”, la tendenciosa forma de mostrarlos, la musiquita obvia que dicta cómo uno debe reaccionar ante lo que ve, haciendo el símil de las carcajadas en las “sitcom” gringas, con una tragedia tras otra, con imágenes horrorosas de sufrimiento humano, que son puestas delante como un casual muestrario de variedades, y en general con ese patético “apuro” que tiene la televisión -el cual sin embargo se anula según el rating, por más vacuo y superfluo que sea el tema.

No me había dado cuenta demasiado, pero llevo mucho tiempo esquivando “las noticias”, evitando religiosamente encender el televisor en general, pero especialmente evitando ver noticias. Lo hacía, supongo, siguiendo un simple instinto de supervivencia emocional e intelectual. Pero a partir de hoy continuaré la tarea declarando mis intenciones explícitamente: ¡no quiero ver más noticias!

Salvo que haya una nota relacionada con mi trabajo o una entrevista muy interesante –realizada por un buen entrevistador-, o una buena carrera de motos, prescindiré absolutamente del televisor. No me malinterpreten, el televisor es, tecnológicamente hablando, un grandioso invento. La capacidad de transmitir imágenes a través de enormes distancias es algo impresionante. No obstante, tenemos dos problemas: lo que se transmite no es de mucha calidad, y peor, el televisor nos plantea un panorama extremadamente pasivo.

Ver tele es algo que uno suele hacer en momentos en los que pretende “apagar el cerebro”; lo preocupante es que cuando uno está inscrito en esta modalidad –del todo legítima, supongo- y ve noticias, uno está captando un sinfín de mensajes, valores y perspectivas, sin el juicio personal que es debido tener frente a cualquier pedazo de información. En el mejor de los casos, es una tontera, y en el peor de los casos, es política e intelectualmente peligroso. El “telediario” nos imprime sensaciones, opiniones y hasta un estado emocional –no es inocuo ver tragedias y horrores todos los días durante al menos un par de horas-, sin brindar la capacidad de detenimiento y lectura crítica que tiene el diario tradicional. Sí, los diarios impresos –y online- pueden ser perfectamente tendenciosos y parciales, pero al menos resulta extremadamente sencillo evitarlos, o pasarnos directamente al crucigrama…

La imagen es muy típica: una persona llega tarde a su casa, luego de un largo día. Con tanto cansancio, tan solo quiere sentarse en el sillón a ver las noticias, y punto. Pues bien, sea bienvenido a más de una hora de horrores seleccionados para usted, con un tono que le mostrará precisamente qué sentir, y un relato para indicar qué pensar, todo ello tan solo interrumpido por tandas publicitarias que le mostrarán qué comprar.

Taran, taran, taaaan, ya empiezan… ¡Las noticias!

Texto publicado originalmente el domingo 17 de agosto de 2014 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Imagen: Florcita Motuda interpretando “Pobrecito Mortal” en televisión.

 

Anuncios

2 pensamientos en “¡Las noticias!

  1. Estimado Calcetín de lana, Totalmente de acuerdo contigo.  Nosotros hace 3 años regalamos el televisor y de ahí en adelante vivimos felices y tranquilos sin esos bodrios llamados noticieros y programas de farándula.  Que son una vergüenza! !! Saludos de una seguidora de tus columnas, Soledad Videla

    Enviado desde Samsung Mobile

    Me gusta

    • Hola Soledad,

      muchas gracias por comentar, y seguir la columna =)

      Qué buena determinación han tenido! La verdad es que creo que hacia allá vamos…ni usamos ese aparato, y yo realmente estoy feliz evitándolo.

      Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s