Home

Estamos leyendo un libro infantil ilustrado con el Ignacio y vemos a un mono: “A los monos les gusta trepar árboles. Ellos viven en las copas”. No quise interrumpir la lectura en el momento, pero me quedé pensando en esto… ¿le gustará realmente a los monos subir árboles? Suena a que necesitan subirlos, si sus casas están efectivamente en la copas; más bien, no le queda otra al mono que trepar todo el tiempo el árbol. Aunque, bueno, tal vez sí que le gusta.

¿Acaso no es ésa una diferencia esencial entre los hombres y los animales? Estos últimos parecen disfrutar de su necesariedad, del ser lo que son. Miro a las gaviotas volando sobre la playa, y pienso que no puede ser que un ave que vuela así de lindo no disfrute del vuelo. Cómo planean magistralmente, cómo se dejan caer para luego retomar entre la brisa marina el aleteo que las lleva alto a encontrarse con otras…

Me di cuenta de mi prejuicio: no puede haber verdadero placer en lo necesario. Es decir: estaría lo que “hay que hacer”, las obligaciones, y lo que uno disfruta haciendo, en su “tiempo libre”, de recreación. Y eso que hay cosas que definitivamente hay que hacer que son un goce; no es muy bien visto, me parece, pero hay que decirlo: por la cresta qué rico que es comer, y qué agradable que es dormir. Será necesario, pero es de lo más bueno que hay. Y si hay tiempo y se dan las condiciones, hasta ir al baño puede ser un placer. Espero todavía que alguien me lo niegue.

Pero por supuesto me refiero a otra cosa: por ejemplo, a los medios para brindarnos bienestar. A lo que tenemos que hacer para conseguir alimento y vivienda, y suplir nuestras necesidades básicas.

Qué extraños parecemos como especie, en este raro dilema. Que todo lo que somos es tan artificial como lo que creamos para permitirnos ser aquello. Que haya tantos seres humanos que apenas sobreviven y tantos que no lo hacen, mientras otros, amparados en normas artificiales creadas teóricamente con el fin de impedir una lucha descarnada por la supervivencia, viven en una abundancia que se torna casi intangible. Entonces, claro que resulta difícil entender al mono, que disfruta simplemente siendo mono.

No viene al caso que al mono le guste o no le guste trepar árboles. El punto es que los animales se encuentran integrados consigo mismos; son capaces de ser lo que son sin miramientos, y con enorme habilidad. Hace unos días convivimos con un perrito de dos meses, y luego de pasar por la temprana infancia de mi hijo, realmente quedé anonadado con la habilidad de un perro tan joven, para…ser un perro. Los seres humanos tenemos que pasar años aprendiendo a hacer todo lo que necesitamos para sobrevivir, y ciertamente debemos hacer uso de nuestras habilidades de acuerdo, colaboración e inventiva para lograrlo. El ser humano no puede sobrevivir solo.

Y ahí es donde quería llegar, luego de leer este librito ilustrado: es absurdo que continuemos insistiendo en la metáfora de la selva; en el concepto de la competencia descarnada. Es absurdo que sigamos educando en la competitividad, cuando nuestra conformación de especie sencillamente no nos prepara para ello en ningún escenario. El todos-contra-todos no tiene sentido evolutivo en nuestra especie.

El hombre es una especie de colaboración, y debe saber colaborar para integrarse en sí mismo como especie. Esta fragilidad, esta limitación para la supervivencia es su máxima potencialidad, y donde puede –eso me gusta creer- residir su máximo goce: en la cooperación.

Me imagino a los pequeños alienígenas leyendo:

“Los seres humanos viven donde se les canta la gana. Son capaces de colaborar entre sí. A los seres humanos les gusta cooperar.”

——-

Texto publicado originalmente el domingo 30 de noviembre de 2014 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s