Home

Hablamos mucho del aislamiento en Magallanes, y con justa razón. Sin embargo, cierto es también que gran parte de Chile vive en condiciones severas de aislamiento, en un país absolutamente centralista y cuyas políticas de conectividad tienden a ser más bien reactivas en torno a los grandes movimientos económicos.

Hoy es el caso destacado de quienes requieren volar en la ruta Punta Arenas – Balmaceda, sin por ello tener que hacer un trayecto que francamente limita con lo increíble. Entendiblemente, la ruta no era económicamente sostenible para el único operador aéreo que la estaba llevando a cabo. Y valga decir, que se trataba de un operador aéreo de gran tamaño…

Es entendible, aun sin cálculo en mano, y quienes tengan los números podrán explicar mejor por qué. Hacer volar un bus es ya de por sí costoso y complejo, y más si pensamos en zonas donde el flujo de pasajeros no asegura economías de escala, ni demasiadas certezas. Pero lo que no es tan entendible es la continua negligencia de los gobiernos de turno en cuanto a dar certezas, y a asegurar a sus ciudadanos –fuerza de soberanía- condiciones básicas de conectividad expedita en territorios de difícil –o atípico- acceso.

Vuelvo a la problemática central: en Chile, las políticas que disponen sobre la población del territorio van permanentemente un paso detrás de los grandes capitales económicos. Ahí donde hay un buen negocio, sencillamente se agolpa la gente, sin mucha consideración por las condiciones de tránsito, áreas públicas y/o verdes, ni el impacto arquitectónico y medioambiental sobre el lugar. Quienes tenemos oportunidad de pasar cotidianamente por “Sanhattan”, podemos padecer esta realidad. En cambio, ahí donde no está el gran negocio, está la otra cara del “que se las arreglen solos”.

El Estado no tiene por qué embarcarse en un “mal negocio”; el problema es que faltan mejores definiciones de lo que constituye un buen negocio, y ahí la clave a mi juicio es pensar en rentabilidad social. Es pensar en soberanía. Es pensar en el círculo virtuoso que opera en la iniciativa de privados a partir de mejores posibilidades de conectarse entre sí.

Cuando ya muchos necesitan de este vuelo, surgen las voces de abrir licitación. Y esto es otra cosa muy propia del operar un paso detrás: precisamente, a mi juicio, las licitaciones son una de las externalidades negativas de una falta de confianza generalizada, y no –como se pretende hacer ver muchas veces- un estandarte de la transparencia.

El rey de los campeonatos que se ganan por secretaría, donde una excelente propuesta puede quedar inadmisible porque un certificado no estaba presentado en el tipo de papel que le gusta al organismo de control. Las licitaciones suelen ser otra herramienta más para desligarse del proceso de decisión, y poca herramienta para transparentarlo. Para lavarse las manos y echarle la culpa al “puntaje”, a la hora de hacerle la gauchada al conocido que sencillamente no cumplía con el estándar realmente requerido por el servicio, por ejemplo…

Pero también son una forma de no hacerse cargo, de manera efectiva, de una realidad que resulta a todas luces urgente.

Magallanes tiene conexiones histórico-culturales muy intensas con las regiones en el relativamente cercano norte: ¡Qué decir de Chiloé! La demanda por mejores condiciones de conectividad en estas rutas de baja rentabilidad económica existe, y está en el gobierno la responsabilidad de articular su realización, atendiendo a otro tipo de rentabilidad que desde luego que concierne a la esfera del poder: la social. El problema es que hay que actuar pronto, y no dejar dormir este asunto, una vez más, en manos de la burocracia.

—————

Texto publicado originalmente el domingo 7 de junio de 2015 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s