Home

Hace unos días, estábamos el Ignacio y yo lanzando piedras a un pequeño canal que corre cerca de la casa. Estábamos muy entretenidos haciendo eso, pero de pronto ocurrió algo espectacular: al Ignacio se le acabó su montoncito de piedras para lanzar, así que agarró una hoja seca y la tiró al agua.

Bah, no suena muy espectacular todavía. El asunto es que eligió una  hoja del suelo, y la tomó cuidadosamente con las puntas del pulgar e índice de su mano derecha. ¿No me creen? ¡El Ignacio hizo una “pinza” con sus manos!

Bueno, a usted tampoco le parece nada del otro mundo, es entendible. Pero déjeme contarle que hay una gran corriente de pensamiento hoy en día, que plantea que básicamente un niño con síndrome de Down no será capaz de aprender nada por sí mismo. No. Hay que agarrarlo lo antes posible y meterlo a un sinfín de terapias diferentes, para que pueda por fin aprender a hacer cada cosa. Incluida la bendita pinza. Si no, ay de mí. Es una carrera contra el tiempo.

Como nosotros estuvimos un buen tiempo en terapias con el Ignacio, yo me río hoy, pero sé reconocer que lo que él hizo fue una pinza…y no el simple hecho de tomar una hoja seca cuidadosamente para que no se quiebre. Supongo que son solo formas distintas de ver lo mismo, y sin duda, en cierto modo, tener algunos conocimientos desde el mundo de la kinesioterapia, terapia ocupacional, etc., resulta simpático a la hora de maravillarse con la evolución de un niño pequeño. Pero detrás de todo el sarcasmo, siento tristeza por no haber tenido los pantalones de padre, para distinguir con más claridad, más pronto en la vida de mi hijo, un apoyo valioso de una atroz sesión de conductismo sin sentido.

El problema no son los terapeutas, la mayoría de ellos profesionales muy capaces y con las mejores intenciones. La mayoría de ellos, capaces de brindar un valioso apoyo, una guía, consejos que pueden ser útiles en determinados contextos. Todavía recuerdo con cariño, por ejemplo, a la kinesióloga Gloria Sáez, quien nos hizo parar lo que estábamos haciendo (taladrándolo con ejercicios), y permitirle a Ignacio volver a lo básico. Era una forma –en lenguaje kinesiológico- de decirnos que lo dejemos en paz un rato, que él debe transitar por una exploración propia e independiente para poder alcanzar cada hito del desarrollo.

El problema es la visión de fondo. Es el desestimar las habilidades –e impulsos- naturales de todo niño para aprender, si se le deja hacerlo. Es el confundir una total falta histórica de inclusión en la vida social y familiar para las personas con discapacidad intelectual, con necesidad de “estimulación temprana”. Es confundir el apoyo y preparación de un ambiente propicio para la autonomía, con la estimulación externa, con ejercicios, con instrucciones gritadas, sin pausa, sin ritmo natural, con movimientos forzados, con exigencia sobre exigencia. Es poner el interés y el tiempo del adulto, las expectativas deformadas de los padres –¡que son de su entorno!-, por sobre los ritmos y tiempos del niño. Es no comprender los efectos secundarios de este terrible adiestramiento precoz, como lo son la falta de autonomía, movimientos y acciones robóticas, baja autoestima y confianza en sí mismo, y en cambio, verlos todos como un indicador de que ¡hace falta más terapia!

Esto de que los adultos intenten llenar sus propios huecos e inseguridades, a través del planteamiento de expectativas ajenas  a los niños, es un grave problema ecológico. Esto de que “mientras antes mejor”, y de pensar obsesivamente en “potenciar” a los niños, hace un daño terrible. Los niños ya traen lo que necesitan, y lo principal de ello, es su curiosidad inagotable, para con ellos mismos y el mundo que les rodea.

Todos los niños -diferencias de ritmos, tiempos y estilos aparte- tienen esa capacidad innata, y no hay forma más eficiente para destruirla, que tratarlos como envases vacíos, depositarios de nuestros propios intereses y pretensiones.

——-

Texto publicado originalmente el domingo 13 de septiembre de 2015 en El Magallanes/La Prensa Austral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s