Home

“Esto no parece un colegio, parece un parque de diversiones”, dijo un niño la semana pasada, en la bonita ceremonia de celebración de cumpleaños del Ignacio en el jardín. Qué aguda observación. Qué fortuna la de estos niños.

Yo estoy de acuerdo con Mario Waissbluth en gran parte de su diagnóstico –que es el de muchos: la primera infancia es lo más fundamental si pretendemos cambiar nuestro sistema educativo para el futuro de este país. En lo que estoy en profundo desacuerdo es en la forma: yo no quiero MÁS educación para los niños; en todo caso, quisiera mucho menos. No quiero más identificación temprana de “problemas”, quiero que dejemos de identificar problemas, y aprendamos de los niños, especialmente de aquellos que nos muestran más claramente: el natural impulso a no estar sentado, a que toda tarea impuesta es una basura que atenta contra la forma en que los niños aprenden realmente, y que todos los niños son distintos, y eso está perfectamente bien.

Vuelvo a la escena: miro al Ignacio, con un nudo en mi garganta, mientras observa atónito la tartaleta que sostiene su vela de cumpleaños. Niños de distintas edades le cantan. Más tarde, terminará la ceremonia, los papás nos vamos, y los niños siguen jugando. ¡El Ignacio cumplió cuatro!

Me siento profundamente afortunado en ese momento. Me imagino al Ignacio en un colegio “regular” del sistema educativo chileno. Mejor aun: en un “buen” colegio. “Ignacio no aprende”, me imagino, porque no le interesan todavía los números ni las letras, ni las formas geométricas. “Ignacio no pone atención en clase”, me imagino, porque pone atención en lo que le interesa realmente. “Nos parece que Ignacio tendría que repetir, ya que va retrasado respecto a los demás niños de su curso”, me imagino, porque el Ignacio aún no habla, y demora más en aprender algunas cosas.

Pero somos afortunados, porque hoy podemos desentendernos de todo eso, en consonancia con nuestro análisis y sentir de lo que verdaderamente debe ser el sistema educativo, si es que debe existir del todo: los niños deben jugar juntos, en edades mezcladas, y solo jugar, realizar esas rigurosas excursiones científicas que llevan a cabo con total motivación propia y en el momento en que se les ocurre, y nada más. En la pedagogía Waldorf no se “intelectualiza” a los niños antes de la pérdida de sus primeros dientes, cosa que suele coincidir con los 7 años de edad. Así es, nada de aprender forzadamente caligrafía ni a leer y escribir hasta los 7. Para algunos sonará escandaloso. Curiosamente, es la misma edad que marca recién el ingreso a la educación en países líderes en el tema, como Finlandia.

¿Antes de eso? Que los niños sean niños, con sus distintos ritmos, necesidades y diferencias. En su colegio, todos los niños conocen bien al Ignacio. Entienden sus formas, sus sutiles señas y comunicaciones, sus motivaciones y sus cualidades personales. Así con cada uno de ellos: todos son diferentes, y miembros valiosos de esta comunidad. “Programa de integración”, “Síndrome de Down”, “currículum”, a la mierda. “No aprende”, a la puta que lo re mil parió.

Concuerdo con Waissbluth en que la primera infancia es lo más importante, y que miles de niños pequeños ingresan hoy a contextos destructivos que en lugar de darles un respiro de la violencia vivida en sus hogares y comunidades, solo la profundizan, al igual que la desigualdad y segregación social. Sin embargo, para ello no hacen falta mejores clases e infraestructura, sino ambientes de contención amorosa genuina, respeto por la diversidad y espacio para ser niños. Pero bueno, estamos aun más lejos de esto, que del sueño de 2020.

——————-

Texto publicado originalmente el domingo 18 de octubre de 2015 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Anuncios

Un pensamiento en “Esto no parece un colegio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s