Home

 

Por sobre todas las cosas, me gusta reír. Me gusta conversar. Me gusta cuando la gente sabe reírse de sí misma. Y conversar acerca de sí mismos.

Pero también me gusta llorar de vez en cuando, y la gente que sabe llorar de vez en cuando.

Me gusta no usar corbata ni zapatos, prácticamente nunca.

Me gusta el amanecer en Magallanes, especialmente en diciembre, sin viento.

Pero igual me gusta el viento.

Me gusta la sensación de haber sido sincero.

Y me gusta el pan con mantequilla. Me gusta que esté calientito, pero no la llegue a derretir.

Me gusta encender la parrilla.

Me gusta asar una carne en la parrilla. Y comer nada más que carne.

Me gusta fumar cuando hace frío. Me gusta el vino. Y me gusta casi tanto como reír, un buen café con leche.

Me gusta improvisar con la flauta. Me gusta tocar música con otros; siempre y cuando sea improvisada.

Me gusta que haya gente tratando de hacer buena política. Me gusta el karma.

Me gusta no ir a misa los domingos. Me gusta no haberlo hecho nunca.

Me gusta no planchar la ropa. Pero a veces, no hay nada como plancharla.

Me gusta decir que las personas tenemos “patas”, “cogote” y “hocico”. Me gustan los perros que ponen caras de gente.

Me gusta raspar la rodilla en el suelo tomando una curva en moto. Sobre todo, si sigo subido en la moto.

Me gusta cumplir años. Me gusta inventar palabras.

Me gusta que el Ignacio logró finalmente atrapar una mosca con la mano. Me gusta que cuando jugamos con tierra, él me indica qué hacer, sin decirme nada.

Me gusta el pan con mantequilla. Otro pancito con mantequilla.

Me gusta decir garabatos, y me gusta escucharlos. Con elegancia, sosí.

Me gusta hacer sentir a los demás que me importan. Me importan.

Me gusta escuchar chistes. Me encantaría poder contarlos.

Me gusta ver buenas películas otra vez.

Me gusta la madre que eligió el Ignacio.

Me gusta aprender, y me gusta cambiar de opinión.

Me gusta cuando estoy recién rapado. Casi que hasta me gusta quedarme pelado.

Y entre tanta crítica y mal rato, da gusto hablar de esto un rato.

Me hubiera gustado que todo rime. Pero no todo en la vida rima. Y eso también me gusta.

———-

Texto publicado originalmente el domingo 13 de diciembre de 2015 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s