Home

Aleonados en manada grande y anónima, somos indolentes. Por eso no me gusta la “funa”. No me gusta lo que actualmente pasa por funa, digamos.

Una niña conduce un pequeño auto a pedales, cuando de pronto impacta sin querer a una señora que iba caminando por el sector. La historia da un curioso y patético vuelco, sin embargo, cuando la señora se dirige a Carabineros para hacer la denuncia, y sigue a constatar lesiones…

Me cuesta no estar de acuerdo con la mamá de la niña, incrédula de que carabineros le esté pidiendo sus datos para procedimiento, luego de este particular “choque”. Pero reconociendo inmediatamente la ridiculez del caso, ella procede como se ha vuelto tan típico hoy: filmando la escena, para subirla a internet y “viralizarla”.

Y en escala un poco menor, la verdad es que a diario veo la misma lógica, de la funa colectiva, del juicio social abreviado: miren a este desgraciado, haciendo yyy, se llama xxx, compártanlo para que todo el mundo veo lo zzz que es.

Se consigue el cometido, por supuesto, y hasta quienes no vemos televisión nos encontramos con la escena, reproducida en miles de computadores dentro y fuera de Chile. Y lo que sigue es tremendo: oleadas de comentarios, “memes”, en definitiva, burlas de diverso calibre. Y sucede que al igual que la dirigente de funcionarios del Registro Civil, la persona en cuestión es mujer. Pero nunca simplemente mujer. Sino una “vieja”. Y más encima, una “vieja fea”.

Realmente es triste; si fuera yo el protagonista de uno de estos episodios, digamos, si un día alguien descubriera que soy yo el de la moto ruidosa que despierta a los vecinos en la mañana, seguramente alguien me captaría en cámara para denunciar a “este imbécil”. Yo tendría el privilegio de ser simplemente un imbécil, y les apuesto que mi apariencia no entraría en tema. Para los hombres, no es pecado tener unos kilos de más, los ojos desproporcionadamente juntos, los lentes chuecos y quedarse pelados. Eso es un lujo que podemos darnos aun cuando seamos unos imbéciles.

Pero en medio de la funa, aleonados por la manada, somos capaces de resumir complejas situaciones en breves y fuertes insultos. A la señora del choque, que resultó ser una persona transexual, se le notaba un rostro intervenido por cirugías. Nos gusta burlarnos de las cirugías, como si la vanidad fuera una cualidad que poseen siempre “otros”, y como si toda cirugía obedeciera a la vanidad. Como si todo cuerpo intervenido quirúrgicamente me brindara el pleno derecho para describirlo, mencionarlo, burlarme de él. Como si ya no le perteneciera.

Y nos burlamos, fuerte y parejo, apuntando a lo que es probablemente aquello más doloroso para esta persona. Ella nació con el cuerpo de un hombre, y con los medios a mano, tomando sus propias decisiones, intervino su cuerpo para verse más como lo que se siente: mujer. Y se equivocó. Tal vez, motivada por un dolor en el tobillo y, qué se yo, un mal día en la muni, decidió exigir las responsabilidades que pensó pertinentes. Tal vez ni siquiera se equivocó, pero lo pidió de mala forma. Qué se yo. El asunto es que de este confuso incidente, saltó a la infamia nacional, enfocándonos todos en algo que probablemente es primordial para ella: su apariencia.

Lo siento, pero nadie merece ese nivel de violencia.

Y nadie tiene el derecho a destrozar a otro de ese modo. Me tiene apestado este frenesí del juicio social. Esta embriaguez de la funa. Próxima vez que alguien haga algo reprochable, y lo quieran ver linchado por un millón de desconocidos que poco o nada de evidencia tienen, no cuenten conmigo.

——

Texto publicado originalmente el domingo 20 de diciembre de 2015 en El Magallanes/La Prensa Austral.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s