Home

Democracia no tiene por qué ser la tiranía de la mayoría. No. Democracia como concepto, para mí, toma su fuerza de la representación, mucho más que del simple conglomerado. Porque no somos todos iguales, ni queremos, ni necesitamos lo mismo. Pongámonos de acuerdo en pisos básicos, y luego, que cada uno pueda organizarse en su contexto.

Es algo que los porfiados del “norte” no quieren entender, cuando le cierran la puerta en la cara a la posibilidad –a la mera discusión, con argumentos de peso en mano- de tener un horario diferenciado en Magallanes, por lo que dura el invierno. Yo he conversado el tema con muchos santiaguinos, y lo hice el año pasado especialmente, cuando en la capital se hablaba de los perjuicios de salir al colegio o a la pega de noche. Es muy simple: en Magallanes siempre sales de tu casa de noche durante el invierno, pero justo por el momento típico de salida de oficinas, colegios, etc., esa hora extra de “tarde” se sentía tremendamente valiosa. Y es que por estos lados no nos sobra el sol, y dan cuenta de ello las problemáticas vitamínicas de los niños de la Región, justamente por un insuficiente exposición a la luz solar.

Será que tengo una muestra poco representativa de santiaguinos, que en el 99,9% de los casos, luego de explicarles la situación austral, me entendían perfectamente, y lograban admitir que el “trauma” de entrar a la pega a oscuras no es igual de jodido que sencillamente estar encerrado por todo lo que de día tiene el día. Estos santiaguinos felizmente donaban su horita.

No es obvio cómo se vive en Magallanes. Algunos no se lo imaginan mucho, y otros rellenan de su propia cosecha, al punto de pensar que es común tener pingüinos por mascota. Pero de la ignorancia se sale fácilmente, con una breve explicación, o viniendo de visita. El problema no es la gente del norte, el problema es la burocracia porfiada. Es esa negación gubernamental a discutirlo. Como si en ningún lugar del mundo se tuvieran distintos husos horarios en un solo territorio. Y eso que, si lo pensamos bien, en pocos lugares del mundo se tienen situaciones climatológicas y geográficas tan diversas como en el flaco y largo Chile.

El problema de la porfía burocrática es que también parecen ser porfiados respecto a las consecuencias de sus actos. Acá el tema se ha vuelto un tema, y la gente vuelta cálida por el frío no se queda sencillamente esperando que es lo que mandan del norte. Ya lo vimos el 2011: la condescendencia política se paga muy caro en Magallanes.

Con la tecnología básica de hogar, definitivamente los cambios de hora son cuestionables, aun cuando hablemos de la zona central. Tener más horas oscuras por la tarde es perjudicial para la cuenta doméstica, porque no por escondido el sol, dejamos de hacer cosas. Creo que entonces la pregunta es: ¿quiénes están primero? ¿Los intereses de quiénes se está cuidando?

Porque claramente no los de la ciudadanía, que ya se ha expresado.

Foto: tomando vuelo DAP con destino a Porvenir, pleno horario laboral, total oscuridad.

——-

Texto publicado originalmente el domingo 20 de marzo de 2016 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s