Home

No tenga miedo a tener una relación diferente. Lea el horóscopo, pero lea atentamente lo que verdaderamente le pasa a usted. Los seres humanos somos estudiables, pero hasta la matemática más avanzada debe sostener como elemento de su composición, una sana incertidumbre. Las cosas cambian, y a veces el azar elige las alternativas más rebuscadas. Y aun lo “diferente” va conformando un entramado estudiable si alejamos suficiente la perspectiva, es cierto. Pero eso no importa a fin de cuentas: viva su vida. Las estadísticas no podrán vivirla por usted.

Lo anterior, supongo, es algo que todos en el fondo sabemos, pero a ratos hace falta decirlo. Y recordarlo. Y pensarlo así, no solo nos permite un grado acrecentado de libertad respecto a las pautas que se nos van metiendo en la cabeza y en el corazón. Pero por sobre todo, nos abre la puerta a operar de este modo en nuestro acercamiento a los demás.

Porque todos tenemos ese derecho. Todos poseemos un trocito de libertad e incertidumbre. Todos vivimos al borde de la indeterminación.

No tenga miedo a tener una relación diferente, con esa persona con la que se ha relacionado tan in-diferentemente por tantos años. De pronto descubre algo nuevo.

Yo lo he descubierto, bajo circunstancias dolorosas. Es que así son los cambios que uno no quiso ver venir. Son dolorosos. No obstante, si algo he aprendido de los deportes de riesgo, es que no se puede uno meter en nada, sin aceptar consciente o inconscientemente sus verdaderos riesgos. Cuando llega el dolor, que no es algo detestable, como tampoco lo es el miedo, no queda otra que tomarlo por lo que es: una mirada nueva respecto a cómo venimos haciendo las cosas. De ahí que “si le duele, intente no hacer ese movimiento”. Pero más certeramente: intente ver por qué eso le duele.

Las señales globales de la vida tienden comúnmente a la cristalización. A que las cosas siempre serán así, siempre lo han sido, y nada se puede hacer para cambiarlas. Todo parece indicarnos eso. Y esa forma toman muchos consejos –buenos y malos- que recibimos en situaciones dolorosas. Pero permítase la indeterminabilidad, la incertidumbre, el riesgo. Permítase algo nuevo. Bueno, como decimos los experimentados compradores de motos viejas y usadas: algo nuevo para mí.

La verdadera belleza de la vida perdura, así como la energía no puede perderse. Es solo que a veces esa belleza toma formas que no estábamos listos para apreciar.


Texto publicado originalmente el domingo 17 de abril de 2016 en El Magallanes/La Prensa Austral.

Cuadro: Nora Nieto del Canto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s